sábado, 28 de enero de 2017

El deseo en las manos





Escribirlo todo !
El deseo y la ausencia,
El silencio y los ruidos de la vida...
El paseo por el jardín, el hombre gris...
La vida y las pequeñas muertes.
Espaciar las palabras y ofrecer viajes efímeros, un abandono insensato,
O tan solo, el deseo en las manos.

Escribir siempre como si fuera el último texto.
Escribir la suavidad, los sexos calientes, los viajes inmóviles y recordar lo etéreo de cada momento.
Escribir el encuentro perfecto, la aventura soñada o el abismo que no se conoce.
( Hacer nacer el deseo, es una crueldad generosa...)

Y entonces descubrir  " El Hombre."
"Tocar la piel para que las ganas sean la materia de los sentidos." 

Ver la carne rosada, el sexo que se despierta y saber que los ojos descubren los detalles.
"La boca entreabierta, el dedo en los labios y la confianza de la conquista...."

Acercarse sintiendo el calor que atraviesa y quedarse cerca.
Saborear los segundos que anteceden al primer roce.
( El instante detenido antes de que los sentidos SEAN.)

Y después...
Despacio...para no estropear el momento,
Distinguir la fragancia única de los cuerpos e intentar adivinar el sabor.
Mirar la piel y descubrir cada poro.tan cerca, que los dedos podrían probar el hombro, la nuca ... el cuello.

Es como un alfabeto donde exploras las letras de cada palabra.
Las palabras que es-pa-ci-as-te en cada historia.
Las palabras que son viaje, y las palabras que son camino.
Un camino salvaje que atraviesa la razón, un camino dulce, audaz y fuerte.

...

Deseo insano, sé mi incendio cuando tu mano roce mi piel...!

Amie