sábado, 1 de abril de 2017

En cada página tu mirada





La angustia,  no es sino el espantoso miedo que a propósito ignoramos.
(El miedo en el núcleo del miedo.)
Aquí no es válida ninguna ciencia, por más exacta que sea.
Es grotesco esperar que haya peso y medida,  y se este sujeto a la gravedad.
Se hace difícil resistir a una cualquier superstición, a cualquier mentira.
(Un inocente confort...)
Casi olvidamos que ignoramos de donde venimos,
Obsesionados en saber hacia donde inexorablemente caminamos.

Sentados en la esquina de una mesa cuadrada, 
una botella mediada y un cenicero repleto de cigarros y ceniza , 
las frases caen en el suelo destruyendo todo el sentido.


(...Y sin permiso, yo reposé en tu cara,
 esa imagen final de mi desasosiego.)


viernes, 24 de marzo de 2017

Porque la fruta mas dulce se recolecta con la explosión de su color




Si yo pudiera hablarte. Si mis manos, si mi voz te tocara...
No me escuchas, es aún demasiado pronto para que sepas que existo. 
Me gustan tus hechos y también todos los gestos de tus prosas y de tus versos.
Hilvanar la vida lentamente por el reverso del dolor,
y cubrir con grandes lienzos todos los espejos, para que nada impida tu regreso.

Como no estuve el día de tu partida, estaré aquí el día de tu llegada.
También yo he vuelto de la guerra cuando ya nadie sabía de mis pasos.
Alejo de tus ojos el pañuelo, que esta hecho de ternuras arrugadas,
De la frescura que viene tras el sol, cuando tras el sol no viene nada.


En primavera, 
un día  por la mañana, 
tan temprano que los muertos no tuvieron tiempo a despertarse, 
Tu vuelves a nacer. 
Inmensamente.

                                                                                                                                                           Amie

sábado, 28 de enero de 2017

El deseo en las manos





Escribirlo todo !
El deseo y la ausencia,
El silencio y los ruidos de la vida...
El paseo por el jardín, el hombre gris...
La vida y las pequeñas muertes.
Espaciar las palabras y ofrecer viajes efímeros, un abandono insensato,
O tan solo, el deseo en las manos.

Escribir siempre como si fuera el último texto.
Escribir la suavidad, los sexos calientes, los viajes inmóviles y recordar lo etéreo de cada momento.
Escribir el encuentro perfecto, la aventura soñada o el abismo que no se conoce.
( Hacer nacer el deseo, es una crueldad generosa...)

Y entonces descubrir  " El Hombre."
"Tocar la piel para que las ganas sean la materia de los sentidos." 

Ver la carne rosada, el sexo que se despierta y saber que los ojos descubren los detalles.
"La boca entreabierta, el dedo en los labios y la confianza de la conquista...."

Acercarse sintiendo el calor que atraviesa y quedarse cerca.
Saborear los segundos que anteceden al primer roce.
( El instante detenido antes de que los sentidos SEAN.)

Y después...
Despacio...para no estropear el momento,
Distinguir la fragancia única de los cuerpos e intentar adivinar el sabor.
Mirar la piel y descubrir cada poro.tan cerca, que los dedos podrían probar el hombro, la nuca ... el cuello.

Es como un alfabeto donde exploras las letras de cada palabra.
Las palabras que es-pa-ci-as-te en cada historia.
Las palabras que son viaje, y las palabras que son camino.
Un camino salvaje que atraviesa la razón, un camino dulce, audaz y fuerte.

...

Deseo insano, sé mi incendio cuando tu mano roce mi piel...!

Amie